隠し霊

Kakushi Rei, una cuidad escondida entre bosques y montañas. Leyendas hablan sobre ella. Todo tipo de ser busca su existencia: el paraíso espiritual. ¿Estas seguro de que la encontraras?
¿Que esperas? registrate o conectate.
— LET’S LOOK FOR PARADISE
Kakushi Rei, una cuidad escondida entre bosques y montañas. Leyendas hablan sobre ella. Todo tipo de ser busca su existencia: el paraíso espiritual. ¿Estas seguro de que la encontraras? ¡Bienvenidos a este nuevo foro! os espera un grandiosa aventura no duden en participar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

— ADMINISTRACIÓN
Sei | 聖
WEB MASTER, CREADORA DEL TODO: HISTORIA & DISEÑO. 初めまして!私はチャイィンです。ペルー人です。十七歳です。日本語を勉強します。どうぞよろしくお願いします。
— LASTS POSTS
Últimos temas
» ♪ Music is War ♪ | Afiliación Normal
Sáb Sep 03, 2016 7:34 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Confirmación - Élite]
Vie Jul 29, 2016 6:20 pm por Sei

» The city of sin, confirmación élite
Vie Jul 29, 2016 5:43 pm por Sei

» ¿Ficha "quebrada"?
Vie Jul 29, 2016 2:21 am por Sei

» FIRMAS: rules. amb. hist. acad. razas —
Miér Jul 27, 2016 9:49 am por Kabutomushi

» The Show Must Go On | CIRCUS {Confirmación-Élite}
Mar Jul 26, 2016 8:15 pm por Sei

» Muchas dudas...
Mar Jul 26, 2016 7:11 pm por Sei

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Mar Jul 26, 2016 6:27 pm por Sei

» [Élite] ♕ Return Of Kings
Lun Jul 25, 2016 1:11 pm por Sei

— CREDITS
Este Skin ha sido realizado en su totalidad y originalidad por el Staff de KAKUSHI REI. Agradecemos a GLINZ y Asistencia Foroactivo por la ayuda a través de tutoriales expuestos completando las partes esenciales del Skin y también por las dudas respondidas. La idea original de la trama es inspirada en la religión Sintoísta Japonesa, la información fue sacada especialmente de Wikipedia, más algunos sitios que aportaban información sobre el caso. Todas la imágenes fueron sacadas de Tumblr, Google, We Heart It y Zerochan. Dedicamos los créditos a sus respectivos autores.

HISTORIA —

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA —

Mensaje por Sei el Vie Abr 08, 2016 4:40 pm

historia
If you ever find yourself in the wrong story, leave.


  En lo más profundo de los tiempos, el Cielo y la Tierra estaban mezclados, como si los hubieran batido los siglos en una materia espesa e informe. Repentinamente, el silencio de aquella masa quebró con sonidos extraños, cuyo origen era el movimiento de las partículas. La tierra y el cielo que una vez estuvieron unidos, se separaron. Entonces los dioses se reunieron y deliberaron largamente sobre la Tierra, que continuaba siendo una mezcla de materias, aguas y tierras, informe y blanda. Decidieron convocar dos criaturas divinas a la existencia: una mujer, cuyo nombre que se le dio fue Izanami y un hombre de nombre Izanagi. Les encargaron consolidar la tierra otorgándoles una lanza, cubierta con piedras preciosas. Izanagi e Izanami se posaron en un puente flotante celestial llamado Ame-no-ukihashi y con la lanza comenzaron a revolver la masa caótica. Al sacar dicha lanza, caían gotas de agua salada que se coagularon y dieron nacimiento a una isla. Descendieron del puente de los cielos e hicieron su casa en la isla.
  Izanagi y su esposa Izanami crearon muchas islas, deidades y antepasados de Japón. Sin embargo, Izanami murió al dar a luz. Izanagi se lamentó de la muerte de Izanami y emprendió un viaje a Yomi, la tenebrosa tierra de los muertos, pero ya era demasiado tarde. Cuando llegó allí, Izanami ya había comido en Yomi, lo que hacía imposible su vuelta al mundo de los vivos. La diosa pidió a su esposo que esperase mientras ella discutía con los demás dioses si era o no posible su retorno al mundo. Izanagi no fue capaz; impaciente por deshacerse de la interminable oscuridad en el mundo de las tinieblas, rompió una punta de la peineta que llevaba y le prendió fuego para que le sirviese de antorcha, después entró en la sala. Lo que vio allí fue espantoso: los gusanos se retorcían ruidosamente en el cuerpo putrefacto de Izanami. Izanagi quedó aterrado al contemplar la visión del cuerpo de Izanami, por lo que dio media vuelta y salió huyendo de allí, intentando volver a la vida y abandonando a su esposa muerta.  Izanami se despertó llorando indignada y lo persiguió. Lo que conllevo a la propia Izanami a salir persiguiendo a Izanagi. Pero este colocó una gigantesca roca en el paso que unía Yomi con el mundo de los vivos, de modo que Izanami y él se vieron uno a cada lado del enorme obstáculo. Izanami dijo entonces: “Oh, mi amado marido, si así actúas haré que mueran cada día mil de los vasallos de tu reino”, a lo que Izanagi contestó “Oh, mi amada esposa, si tales cosas haces yo daré nacimiento cada día a mil quinientos”. Finalmente llegaron a un acuerdo, mediante el cual la cifra de nacimientos y fallecimientos se mantienen en la misma proporción. Ella le dijo que debía aceptar su muerte y él prometió no volver a visitarla. Entonces ambos declararon el fín de su matrimonio. Esta separación significó el comienzo de la muerte para todos los seres.
  Izanagi se sometió entonces a un proceso de purificación para librarse de la suciedad que pudiera haber contaminado su cuerpo durante el descenso al mundo inferior. Llegó a la llanura junto a la desembocadura del río y se libró de sus ropas y de todo cuanto llevaba. Y allí donde dejaba caer una prenda o un objeto, del suelo salía una deidad. Y nuevos dioses se iban creando a medida que Izanagi entraba en el agua para limpiar su cuerpo. Finalmente, cuando lavó su cara fueron creados los dioses más importantes. Al secar su ojo izquierdo apareció Amaterasu, la diosa Sol; de su ojo derecho nació la diosa Luna, Tsuki-yomi; el dios de la tormenta, Susano, fue engendrado de su nariz. Izanagi decidió entonces dividir el mundo entre sus hijos. Encargó a Amaterasu el gobierno del cielo, a Tsuki-yomi el de la noche y a Susano el cuidado de los mares, retirándose del mundo para vivir en el alto cielo.

  Siglos y siglos pasaron después de la creación del mundo y civilizaciones humanas crecieron, guerras, destrucciones, el mundo era un caos. La civilización fue olvidando, contaminandose de otras religiones, que ellos crearon, inconscientes de la existencia de los dioses verdaderos. Solo una civilización quedó poco contaminada, se encontraba en una isla del oriente, cual llamaban Japón.
Pocas personas creían, pocas adoraban. Los dioses, enojados, desataron todo su furia y segaron a los humanos de poder ver aquellas criaturas espléndidas. Su existencia quedó en el olvido. Solo una sacerdotisa, seleccionada por los dioses quedó intacta de esa maldición, Sei Hisaishi.

próximamente —


avatar
Sexo :
Femenino

Raza :
KAMI-SAMA

Mensajes :
71

http://kakushirei.forosgratis.org
Web Master
Sei

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.